Búsqueda del Wabi-Sabi Capítulo 1

17 MAR - 16 ABR 2017

Wabi-Sabi es la corriente estética japonesa bajo la cual se delimitan las tomas del artista nacional Cristián Donoso, quien, mediante fotografías a gran escala, pretende sumergir al espectador en un viaje sensorial. 

Si un objeto o expresión puede provocar en nosotros una sensación de serena melancolía y anhelo espiritual, entonces puede considerarse wabi-sabi... aquella belleza imperfecta e incompleta.

Wabi-Sabi es una corriente estética japonesa que comprende el mundo como fugacidad e impermanencia. Ocupa la misma posición que los ideales griegos de belleza y perfección en Occidente.

Algunas características de esta estética son la asimetría, aspereza, sencillez o ingenuidad, modestia e intimidad, y sugiere además un proceso natural.

Las palabras wabi y sabi no se traducen fácilmente. Wabi inicialmente refería la soledad de vivir en la naturaleza, lejos de la sociedad, mientras que sabi significaba "frío", "flaco" o "marchitado". Hacia el siglo XIV estos términos comenzaron a cambiar, adquiriendo connotaciones más positivas.

Hoy, wabi es sinónimo de  simpleza rústica, frescura o quietud, siendo aplicable tanto a objetos naturales como a los realizados  por el hombre. También se puede referir a peculiaridades o anomalías que surgen durante el proceso de construcción y dotan de elegancia y unicidad al objeto.

Sabi, en tanto, es la belleza o serenidad que aparece con la edad, cuando la vida del objeto y su impermanencia se evidencian en su pátina y desgaste, o en cualquier arreglo visible.

Según la perspectiva budista Mahāyāna, la comprensión verdadera no puede alcanzarse mediante palabras, por lo que aceptar el wabi-sabi en términos no verbales sería el enfoque más adecuado.